lunes, 18 de febrero de 2008

VAGOS


Listado de la peña más vaga que conozco:

1) Andrés Aberasturi. Bostezo con patas . Mirarle ya transmite cansancio. El único esfuerzo que ha realizado en su vida fue dejarse la coleta. Me tiene impresionado.


2) Manolo “el del bombo”. Uno de los misterios más insondables de la historia de la humanidad. ¿Cómo cojones mantiene ese tren vida regentando un bar que sólo se llena de gente dos veces al mes? Que lo investiguen.


3) Jesús Quintero. Genio y figura. Un vago que ha hecho de su profesión entrevistar a otros vagos. Me quito el sombrero.


4) Antonio Gasset. Mira que me cae bien este tipo. Presentaba y dirigía un espacio de cine en la televisión pública que le podía ocupar, qué se yo, ¿una hora a la semana? Pese a ello, se notaba que hasta eso le tocaba la moral. Sólo había que ver la cara de entusiasmo con la que se desplazaba a los festivales, o la gracia que le hizo pluriemplearse cuando le mandaron presentar Off Cinema. Ni se inmutó cuando le quitaron el programa de la parrilla televisiva. Entiendo que todos los funcionarios de España deberían erigirle una estatua conmemorativa.


5) Luis Aguilé. No se puede notar más que se inventa las canciones 5 minutos antes de entrar a grabarlas. Recordar que su himno “La vida pasa felizmente” comenzaba con la ya mítica frase “es una lata el trabajar”.


6) Víctor Erice. 4 películas dirigidas en más de 30 años de carrera. ¿Genio? ¿Perfeccionista al extremo? Todas las dudas se disipan cuando le escuchas en una entrevista. Las mismas ganas de comerse el mundo que Aguilé o Aberasturi. Más vago que la chaqueta de un guarda.


7) Juanma Bajo Ulloa. Ídem de ídem. En cuanto hizo un poco de pasta, ¡a rascarse las bolas! ¡Pero de qué vivirán Dios mío!


8) Jesús Caldera. Nuestro Ministro de Trabajo es el retrato robot de lo que en mi tierra se conoce como festero. Amigo del buen comer y del mejor beber, sus apariciones políticas se limitan a la presentación de chorradas tipo “ahora puedes obtener tu informe de vida laboral por internet” .


9) Rafi Camino. El torero con cuerpo de picador. La humanidad entera aún desconoce si se ha retirado o no; imagínense lo frenéticas que debieron ser sus temporadas taurinas.


10) Mágico González. Una breve anécdota que resume a las claras el quehacer del futbolista salvadoreño. En los descansos de los partidos se echaba una siesta. ¿Se puede ser más crack?
EN LA FOTO, TÍPICO ÁLBUM NAVIDEÑO DE LUIS ROGANDO QUE NO LE HAGAS DESPLAZARSE.

2 comentarios:

álex dijo...

Me atrevo a añadir a Carlos Herrera, de quien Supergarcía dijo que era el tío más vago que había conocido en su puta vida -y no olvidemos que tenía dónde comparar (Pipi Estrada se encontraba entre sus colaboradores).

Un abrazo, cuñao. Sigue trabajando igual.

oswaldocornelius dijo...

Mágico González tenía comprado al camarero del garito de Cádiz donde siempre iba de fiesta. Tenía un timbre de luz que pulsaba el gorila de la puerta cuando el entrenador se pasaba para asegurarse de que no estaba de farra. Cuando en la barra veían la luz encencerse (si hubiera sido sonoro, no hubiera sido nada útil) Mágico se escondía debajo de la barra. Esta anecdota es verídica, que conste.