jueves, 3 de julio de 2008

SICARIABLES

Semanas atrás toda mi atención se centró en el universo de Los Miami. Que Ana Obregón encargarse una paliza mortal para esa argamasa de presentador y hombre teletienda que es Jaime Cantizano resultó todo un escándalo para el funcionariado bienpensante de nuestro país. Yo desde aquí también pretendo romper algo (y no me refiero a las piernas del presentador de ¿Dónde estás corazón?), sino a una lanza a favor del uso del sicario como uno de los derechos inalienables del ciudadano. Me explico:


Hace poco terminé la biografía de Truman Capote. El escritor norteamericano atravesó una verdadera fase DEFCON-2 al final de su vida; cayendo en una espiral de autodestrucción sentimental que le llevó a juntarse con unos verdaderos poltrones hijos de la perra que no pararon de chulearle. Su escaso metro sesenta le impedía ponerlos en su sitio, y el autor de “A sangre fría” intentó echar mano de algún matón que les ajustase las cuentas. Siempre le resultó imposible contratar tan peliagudos servicios y acabó, resignado, vertiendo azúcar en el depósito de los coches de aquellos chaperos que tanto le habían puteado. ¿Os parece esa una venganza digna? A mi tampoco.

La capacidad que tiene la Obregón de convertir todo en una frivolidad no nos tiene que cegar a la hora de desentrañar el verdadero nudo gordiano de todo lo ocurrido: gestionándolo con un mínimo de medida, no sería justo que todo ciudadano tuviera el derecho de poder poner en su sitio a determinados personajes que nos hacen la vida imposible.

Como no quiero que mi defensa se quede en una mera abstracción, a lo largo de estas semanas relacionaré toda una serie de grupos de opinión que bajo mi punto de vista merecen, sin más dilación, la visita de “Los Miami”. Comenzaré por el primero:
EL JOSETOMASISMO ENTENDIDO COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES

Vivo ejemplo de lo que yo llamo “jodidos buscadores de la excepción”. Los Josetomasistas se declaran antitaurinos (con la salvedad de Sánchez Dragó), a la vez que proclaman su devoción por el diestro de Galapagar. Para vencer el rechazo intelectual que les produce el mundo de los toros, intentan enterrar todas sus objeciones proyectando una imagen idílica e irreal de ese mundo a través de determinadas figuras a las que elevan a los altares, considerándolos el colmo de la heterodoxia. De entre todos ellos quién se lleva la palma es ese melanoma humano llamado Joaquín Sabina. El vergonzante mamoneo que se llevan estos dos clama al cielo. Sirva como ejemplo unos extractos de esta entrevista de 19 de agosto de 2006. Los esfuerzos del cantante por transformar a un simple gañán en un rapsoda homérico saltan a la vista. Las mayúsculas son mías:

Joaquín. Antes los toreros llevaban casetes de Concha Piquer. Tu generación empieza a escuchar otras cosas. (NO SE PUEDE NOTAR MÁS QUE LA PREGUNTA LA FORMULA PARA QUE LE DIGA QUE LE ESCUCHA A ÉL)

José Tomás. La primera vez que te escuché fue en México. (QUE OS DECÍA) Un ganadero mexicano te escuchaba constantemente. Y nos dieron las diez. La siguiente canción que me cautivó fue Sin embargo. Esa música me ha ayudado terriblemente. Tu música ha sido como la oración a la que encomendarme. (CON LO GUAY QUE HUBIERA QUEDADO SI CONTESTA QUE ESCUCHA A FALETE Y A MÓNICA NARANJO... EN FIN)

Joaquín. No me digas eso. (PUES NO SE LO PREGUNTES)

José Tomás. Me ha pasado estar en el burladero, con el capote, esperando, y pasárseme por la cabeza canciones tuyas.

Joaquín. ¡Calla, calla! (ESTE HOMBRE NO TIENE VERGÜENZA NI LA CONOCE)

Joaquín. ¿Lees? (A TODAS HORAS, SÓLO HAY QUE VERLE LA CARA)

José Tomás. Pues sí que leo. Últimamente he leído la historia de Ava Gardner, de Marcos Ordóñez; se titula Beberse la vida. Mucha, mucha historia del toreo.
Joaquín. ¿Y lees poesía? (OTRA PREGUNTA INOCENTE)

José Tomás. La tuya. (CONFIRMADO: JOSÉ TOMÁS NO LEE POESÍA)

Joaquín. José, ¿cuándo dices "no sólo voy a ser torero, sino que voy a ser Dios"? (NO CREO QUE SE ATREVA A CONTESTAR ESTO)

José Tomás. Poco a poco. En México fue cuando dije que iba a dedicar mi vida a eso... (IMPRESIONANTE)

Joaquín. Pasemos a la siguiente pregunta... Me aterroriza, no tanto la muerte, sino el deterioro físico... Cuando me dio el marichalazo..., no dolía, pero al tercer día quise ir a mear y entonces me tuvieron que bajar los calzoncillos, y eso a Luis Aragonés y a los de mi pueblo nos humilla muchísimo. Y yo dije: así no quiero vivir. Hasta ahí, no. (ALGUIEN SABE DONDE ESTÁ LA ÚLTIMA PREGUNTA)

No me digáis que estos dos no son SICARIABLES AL MÁXIMO. Próximas entregas: LOS CRUYFISTAS (O LOS JOSETOMASISTAS DEL FÚTBOL); EL COLECTIVO CQC AL COMPLETO; LOS SUBNORMALES DEL HORMIGUERO Y EL ROCK CATALÁN DE LOS 90.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Absolutamente de acuerdo en todo, si aceptas sugerncias: ana manuel y victor belén, miguel ríos, jesús quintero y rosauro.

Lo dice Diana Aller dijo...

Eres grande, Simón.

Belmondo dijo...

Un muy sicariable encuentro que es Fernando Hierro.

markus dijo...

el rock catalan de los 90 es un buen ejemplo:
apoyado, sobrevaloradisimo y subvencionado cuando era el culmen de la caspa del rock. y encima con brasa politica incluida.

por cierto, en este ultimo viña rock (el de paiporta) tocaron obrint pas y daban ganas de pegarles fuego despues de haber visto a grandes como baron rojo o narco.

Anónimo dijo...

No molestes a Los Maiami para esta pareja de tontolos, ya me encargo yo.

ninive drake dijo...

dame una katana que voy a autoinmolarme, me toca un viaje en un bus urbano con estos 2 y la sobaquera fina de cercos, brazo en alto y con lo que dicen más el resto, soy capaz de lanzarme bajo las ruedas...
sicariables hay muchos, muchísimos, todos los niñatos pijos que ya están gritando a voces: ya tengo las entradas para el Fib!!!

Señorita Puri dijo...

En esa foto Truman Capote es clavado a Christopher Lloyd haciendo de malo en Roger Rabbit