lunes, 28 de abril de 2008

FIN DE FAMA

Esta noche finaliza Fama ¡A bailar!, un reality que ha reunido todas las características que adornan este formato de entretenimiento cuando cae en manos de Cuatro. Entre las negativas mencionaremos las siguientes: desarrollo abrupto, normas incomprensibles, duración caprichosa, emisión morosa y negligente, estímulos pueriles para los participantes, como esas fatales salidas al mundo real, excesivo afán por dignificar la profesión que sirve de eje al concurso y un premio final de mierda que borrará de la faz de la tierra al pobre desgraciado que tenga la desventura de hacerse con él. Entre las positivas están las de siempre: el buen ritmo, la dureza de los castings, un profesorado despiadado, un relativo buen gusto para la selección de politonos y el empeño de incorporar a un concursante cuyos méritos se encuentran a años luz de los mínimos exigidos para formar parte del grupo de elegidos: en esta ocasión el desdichado respondía al nombre de Marcos.



EL PROFESORADO

Víctor Ullate: Ni frío ni calor. Para próximas ediciones propongo como directores de la escuela a los siguientes prohombres de la danza de este país, que de seguro habrían brindado tardes de gloria al programa: Ernesto Neyra, Farruquito (fijo que fue la primera opción de la cadena y que sus compromisos con las clases teóricas de la autoescuela impidieron que tomara las riendas de la academia de baile), Rafael Amargo (siempre y cuando el programa se grabe en Las Palmas de Gran Canaria y al aire libre) o directamente el Junco.
Lola González: Un acierto. Genéticamente preparada para ser la jefa de estudios de cualquier academia de baile o instituto público de educación secundaria. Una verdadera hija de puta dotada de una anatomía privilegiada, que lo mismo le sirve para la danza que para ser la madre de John Connor en Terminator 4. Inflexible, torturadora de psiques y pesadilla heterosexual hecha carne.

Marbelys Zamora: Como en todas las facetas de esta vida, existen los cubanos buenos y los cubanos malos. La ex bailarina de Crónicas Marcianas pertenece a este segundo grupo. Con menos paciencia para tolerar el error humano que un encargado de almacén, Marbelys se ha tirado medio concurso lanzando miradas asesinas a los concursantes más desmañados. En una entrevista recientemente concedida al FHM, la cubana nos sorprendía con el siguiente revelación: no sabe nadar aunque ha nacido en una isla, es joven y goza de una perfecta sincronización de movimientos.
Rafa Méndez: Un animal televisivo. Las contadísimas expresiones del concurso que se han popularizado han salido por su boca. Uno de sus momentos de gloria tuvo lugar cuando en un intento de vivificar la confianza del alumno con más pluma del reality (un tal Javier Martí), se dirigió al mismo diciéndole: “Javi, te voy a reventar”. El resplandor que cruzó la mirada del alumno se pudo vislumbrar desde la estación espacial MIR. Por cierto, la foto que he colocado no se corresponde con la de este profesor, sino que se trata del aguerrido central del Sevilla C.F. Javi Navarro. ¿Alguien ha notado la diferencia?
Sergio Alcover: Vivo ejemplo de lo que los pandilleros angelinos conocen como tío Tom. Demasiado buen chaval para mi gusto. Gracias al cielo en el último suspiro ha sacado al mercado un disco atroz que justifica por si solo su presencia en el claustro de profesores. Para el próximo año, propongo a Farruco (el hermano menor de Farruquito) como profesor de Street Dance.
ALUMNOS

Marcos Díaz: Ya mentado en esta entrada, el pobre muchacho se ha pasado medio concurso llorando, y con razón. De torpeza infinita, arduo de ver, con la flexibilidad de un adoquín y con un muestrario de pasos de baile digno del bajista de AC/DC, este estudiante de auxiliar de enfermería ha vivido un marrón durante su estancia en el concurso que no le ha hecho crecer como persona ni, por descontado, como bailarín.

Hugo Rosales: No me puede caer peor una persona. Tasaría su cerebro en algo más de un euro cincuenta. Chulito de barrio al que todavía no le han tocado la carita; espero que gane el concurso y que se lo expliquen rapidito los usacas. Uno de los siete valencianos que han participado en la primera edición.

Alejandro Martínez: Un muchacho que baila como los ángeles y al que lo profesores tenían manía por tener cara de lerdo. Como suena.

Juan Carlos Verdú: Una marica mala. También valenciano.

Alejandro Matamoros: Con este apellido no podía decepcionar, al único que echaron de una clase por faltarle al respeto a la jefa de estudios. Trabaja y trabajará hasta el fin de los días de mensaka.

6 comentarios:

Belmondo dijo...

La última gala ha sido el novamás de la incompetencia. TODO el equipo técnico de las galas y guionistas etc. se sacaron el título en CEAC. Y Paula Vázquez loca perdida. Un coñazo muy dificil de superar.

ninive drake dijo...

No he seguido el programa, pero los momentos "de oscar" de Marquitos no me los perdí, pedazo de carne con ojos, lastimero, llorón y asqueroso, que plasta de ñordo pegado al suelo, no me merece más calificativos para el pavo este que no sirve ni para echar patatas en la freidora del McDonalds. Amen

Además no entendía un programa donde hacían eliminatorias, cogían a gente nueva, no sé... parecía interminable...

por cierto, has visto algo de Supermodelo 2008? conoces al tal Josie? no me perdería una entrada tuya sobre él ni así me maten con agujitas por todo el cuerpo!!

saludossss

pere koniec dijo...

jajajajaja!
Lo de Marcos fue puro sadismo!

Maria de la República dijo...

Actualiza ya jo! que rollo!
Fama no lo he seguido nada de nada yo soy más de Supermodelo 2008 este año, creo.

Thorshavn dijo...

A ver si actualizamos, eh majo... Encima, vaya post nos has dejado.

ninive drake dijo...

zzzzZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZzzzzzzzzzzzzzzZZZZZZZZZZZZZ

hay alguien ahí??
se te echa de menos

mándanos algún postillo please.

estás ya apatrullando la siudá con el coche de la autoescuela o te has quedado encerrado en algún cine??

saludosssssssss